INICIO

17-06-2014

HIPÓTESIS EVOLUTIVAS INCREÍBLES

En este artículo describiremos cinco hipótesis evolutivas tan increíbles que son muy difíciles de asimilar.

Hay que dejar claro que son solo hipótesis y por tanto aún están pendientes de ser definitivamente

validadas o refutadas. La demostración de este tipo de hipótesis es muy complicada ya que se requieren

estudios estadísticos más amplios para asegurar que la correlación estadística que las apoya implica

realmente una causalidad. A pesar de ello, estas hipótesis evolutivas, aparte de dejarnos con la boca abierta

nos harán pensar y concienciarnos de la enorme influencia que nuestro pasado evolutivo tiene sobre nuestro

comportamiento actual.

1º) Control evolutivo sobre el sexo de los bebés.

Estudios realizados con estadísticas de mujeres embarazadas en California durante las semanas posteriores

a los atentados del 11-S en EEUU parecen indicar algo muy extraño: en los 2 meses posteriores a los

ataques se produjo un significativo aumento de abortos espontáneos, lo más increíble es que la mayoría de

las mujeres que perdieron a su bebé estaban embarazadas de niños varones. Encontrar una explicación a

este hecho puede parecer imposible pero existe una hipótesis evolutiva sorprendente que podría intentar

dar una explicación coherente.

En tiempos pasados donde los recursos eran escasos la mayoría de las personas vivían en pequeños

grupos o poblados. En tiempos de grandes dificultades debidas por ejemplo a hambrunas, guerras o

epidemias era mucho más efectivo desde el punto de vista de la reproducción y supervivencia del poblado

que los nuevos descendientes fuesen niñas en lugar de niños. Los niños pesan más al nacer y la madre

tiene que invertir más recursos energéticos durante el embarazo. Además los niños no pueden tener hijos

por lo que tener muchos hombres y pocas hembras en el poblado en tiempos de crisis puede suponer la

extinción del mismo. Unos pocos hombres son suficientes para dejar embarazadas a la mayoría de mujeres

del poblado de forma que se asegure el éxito reproductor y la continuidad del mismo.

Al contrario, en épocas de bonanza y abundancia de recursos es más adecuado el nacimiento de niños varones

debido a que la abundancia de recursos satisface sus mayores requerimientos energéticos y no existe riesgo de

peligro de extinción del poblado.

Precisamente las estadísticas parecen indicar una correlación en esta dirección: en tiempos de crisis nacen más

niñas que niños y viceversa. Después de la segunda guerra mundial, en Europa, el grave desequilibrio entre el

número de hombres y de mujeres (a favor de las mujeres) se restableció casi por completo en apenas 2

generaciones. ¿Pudiera ser que la evolución hubiese favorecido un mecanismo biológico en el que la percepción

de la madre del entorno (crisis o bonanza) influyese en el sexo del bebe?

¿Pudiera ser que después de los atentados del 11M a partir de las terribles imágenes de lo sucedido se

inculcase en las madres embarazadas una sensación de entorno de guerra y crisis que activase el mecanismo

biológico y abortase a los niños varones? La hipótesis es increíble pero plausible, de hecho, se sabe que las

percepciones del entorno captadas por la madre durante el embarazo influyen en las características del

descendiente en muchos animales, por ejemplo, ciertas especies de lagartijas nacen con una cola grande o con

una más pequeña dependiendo exclusivamente de si la madre ha visto u olido alguna serpiente mientras estaba

preñada.

2º) Control sobre la elección de pareja y amigos.

Ciertos estudios parecen indicar que las amistades forjadas durante la infancia suelen tener más probabilidades

de continuar durante la época adulta que las amistades surgidas ya en la época adulta. Además es evidente

que la elección de las amistades no es aleatoria: seleccionamos a aquellas personas que nos "caen bien",

aquellas personas con las que tenemos una afinidad. Pero ¿que determina esa afinidad o esa "química"? La

experiencia nos dice que nuestros amigos pueden tener gustos y personalidades muy diferentes a las nuestras.

¿Pudiera ser que nuestros genes nos hiciesen sentir bien con aquellas personas que más nos convienen por

razones evolutivas? Por ejemplo, a un niño con cierta tendencia a ser introvertido pero con buenas aptitudes

intelectuales le podría convenir tener como amigo un niño extrovertido y corpulento físicamente que le

protegiese de las agresiones de niños fuertes y extrovertidos y viceversa, el amigo fuerte se beneficiaría de las

mejores aptitudes intelectuales de su otro amigo. ¿Podría existir un mecanismo genético que regulase la

afinidad entre las personas?

A la hora de seleccionar pareja también podría ocurrir algo similar solo que la pareja se seleccionaría de forma

que se favoreciese encontrar los mejores genes para mi futuro hijo que sean "compatibles" con los míos. Existe

un sorprendente experimento que parece ir en esta dirección: se pidió a 4 hombres y 2 mujeres que durante dos

noches vistan una camiseta de algodón y que no se pongan desodorante ni perfume. Después se pidió a un grupo

de 121 hombres y mujeres que oliesen las camisetas sudadas y que las clasifiquen según lo atractivo (o lo menos

desagradable) que les pareciese el olor. Aunque parezca mentira estos experimentos han encontrado que los hombres

y las mujeres preferían el olor de la persona de sexo opuesto que poseía un grupo sanguíneo diferente al suyo. Puesto

que son los genes los que determinan los grupos sanguíneos y los hijos con un grupo sanguíneo "mixto" presentan

mayor resistencia inmunológica a enfermedades muy comunes en tiempos pasados como el cólera, este experimento

apunta a la presencia de mecanismos genético-evolutivos que influyen en la elección de la pareja.

Imaginar los cambios tan radicales que se producirían en el mundo si se identificasen los mecanismos genéticos

y biológicos implicados en la selección de amigos o parejas.

3º) Riesgos de pre-eclampsia durante el embarazo

La preeclampsia es la complicación del embarazo más común y peligrosa. Se produce debido a que la placenta

invade parcialmente la membrana uterina de la madre y en casos graves puede poner en peligro la vida del feto

y de la madre. Desde hace tiempo se sabe que la preeclampsia se produce fundamentalmente durante el primer

embarazo. Lo sorprendente es que ciertos estudios recientes parecen indicar que la preeclampsia es mucho

más frecuente en aquellas parejas recién formadas con muy pocas relaciones sexuales antes del embarazo.

Estos estudios muestran que el riesgo de preeclampsia está entorno al 40% en el caso de nuevas parejas

con menos de 4 meses de relaciones antes del embarazo.

Se sabe que antes del embarazo, el sistema inmunológico de la madre aprende a reconocer los antígenos de su

pareja para que en caso de embarazo el sistema inmunológico no ataque al embrión que posee material genético

de ambos padres. ¿Pudiera ser que en nuevas parejas con muy pocas relaciones antes del embarazo el sistema

inmunológico de la madre no haya tenido tiempo suficiente para aprender a reconocer los antígenos paternos?

El principal síntoma de la preeclampsia, el aumento de la presión arterial, pudiera ser provocado por una

respuesta inmunológica de la madre contra antígenos desconocidos provenientes de material genético no

identificado por su sistema inmunológico.

4º) Influencia directa epigenética entre abuelas y nietas

Una niña cuando nace ya tiene en su organismo todos los óvulos que va a utilizar a lo largo de su vida. Este

hecho no es muy conocido y podría tener algunas consecuencias sorprendentes. Considerar una abuela,

una madre y una nieta de una familia cualquiera. Puesto que la madre cuando nació ya tenía formados todos

sus óvulos ¡ estos óvulos fueron formados en el vientre de la abuela mientras ésta estaba embarazada !

Se sabe que los hábitos de vida y la nutrición de la madre durante el embarazo influyen de forma muy

importante en futuro bebé. Por ejemplo, comer un exceso de grasas predispone a tener un bebé obeso

y con problemas cardiacos. Fumar durante el embarazo está totalmente desaconsejado. Pues bien, los

hábitos de la abuela embarazada pueden influir directamente no solo en su hija sino también en su nieta

ya que, en periodos avanzados del embarazo, los óvulos que darán origen a su nieta ya están formados

en el embrión de la abuela durante su embarazo.

Aunque parezca increíble existen estudios que indican un vínculo entre los hábitos de la abuela y ciertos

problemas de salud en su nieta. Ciertos estudios indican que las nietas de abuelas fumadoras tienen más

riesgo de padecer asma que las hijas de las abuelas fumadoras, sin tener en cuenta lo que hemos dicho

más arriba este hecho es casi imposible de explicar.

5º) Homosexualidad

El origen evolutivo de la homosexualidad sigue siendo un gran misterio. El gran problema es que las

personas homosexuales no tienen descendencia por lo que cualquier explicación en términos de selección

natural no puede ser válida. Existen varias hipótesis para tratar de explicar como puede existir una

conducta que impide a las personas tener hijos cuando este es precisamente el objetivo principal de la

evolución. Una de ellas es particularmente sorprendente: de los 23 pares de cromosomas que tenemos

en el núcleo de nuestras células existe un par especial, los llamados cromosomas sexuales. En las mujeres

esta pareja está formada por genes idénticos llamados XX pero en los hombres esta pareja es distinta y

se denomina XY. El problema es que siempre que hay genes diferentes existe el riesgo de conflicto genético

ya que genes distintos implican intereses diferentes. El gen X está interesado en que el hijo sea una niña ya

que ellas llevan 2 copias del gen mientras que el gen Y está interesado en que el hijo sea un niño ya que es

su única forma de pasar a la siguiente generación. El cromosoma Y está en desventaja ya que por cada 4

cromosomas sexuales que existen en el mundo 3 son X y solo 1 es Y. El cromosoma Y es muy diferente

a todos los demás: posee una enorme cantidad de genes inservibles muy por encima de la media de los

demás, es como si hubiese sido objeto de intensas mutaciones durante milenios. Escondido entre esa gran

cantidad de genes inservibles existe un gen importantísimo: el gen SRY que determina el sexo del embrión.

Si este gen no se manifiesta durante el desarrollo embrionario el bebe será niña (es el sexo "por defecto"),

si se manifiesta, se producen toda una serie de cambios que producirán la "masculinización" del embrión.

Los homosexuales varones suelen mostrar una conducta a medio camino entre la conducta masculina y la

femenina aunque su aspecto físico es el de un varón. La hipótesis es que en algún momento en el

proceso de masculinización del cerebro del varón se produce un intento del cromosoma X de parar el

proceso (para conseguir desarrollar una hembra en lugar de un varón) lo produce un desajuste en el

proceso de desarrollo "normal" de un varón. Este "ataque" del cromosoma X podría manifestarse

mediante una respuesta inmunológica de las defensas de la madre, lo que podría explicar el dato

estadístico que afirma que la probabilidad de nacimiento de homosexuales varones aumenta con

el número de hermanos mayores, esto sería debido a que con cada hijo varón aumenta la respuesta

inmunológica de la madre y por tanto las probabilidades de homosexualidad.

 

Fuentes:

Sex ratios in California following the terrorist attacks of September 11, 2001,

Pregnant smokers increases grandkids' asthma risk,

The origins and evolution of genetic disease risk in modern humans

 

ENVIA OPINIONES O COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTÍCULO

Tu nombre:
Tu E-Mail: (opcional)
Pregunta antispam: ¿de que color es el caballo blanco de Santiago?
Mensaje:
Comentarios enviados:
Autor: IIII
6/17/2014
IIII
Autor: Ricardo email: (bonbillo@gmail.com)
12/7/2014
Muy buen artículo.