INICIO

EL PARTIDO MÁS EXTRAÑO DE LA HISTORIA

En la fase de grupos previa a las eliminatorias finales de la Shell Caribbean Cup de 1994 entre

los equipos de fútbol del Granada y Barbados se produjeron una secuencia de acontecimientos

que bien puede decirse que convirtieron aquel partido en uno de los más extraños de la historia.

Un espectáculo digno de verse sin duda:

Debido a los resultados previos de la fase de grupos con varios equipos el Granada necesitaba

ganar por 2 puntos de diferencia al Barbados para pasar a la fase final del torneo. En este torneo

estaba vigente la norma del "gol de oro" es decir, si hay prórroga el primero que meta gol ganará

el partido sin importar el número de goles que en principio ha de lograr el equipo para ganar.

Comienza el partido: a los 28 minutos el Granada se adelanta en el marcador. En el minuto 42

otro gol del Granada hace que éste encarrile la eliminatoria: Granada 2 Barbados 0.

En la segunda parte el partido transcurre sin goles y el entrenador del Granada se frota las manos,

sin embargo, a 7 minutos del final el Barbados consigue marcar: Granada 2 Barbados 1.

El entrenador del Granada que debe meter 1 gol más si quiere clasificarse mira con ansiedad

el reloj y comprueba que su equipo apenas tiene 5 minutos para marcar, entonces decide realizar

una estrategia muy poco ortodoxa que dará comienzo a una serie de acontecimientos inauditos: el

entrenador del Granada ordena a uno de sus delanteros que meta un gol en su propia puerta.

!Imaginar la reacción del público del estadio cuando contempla al delantero del Granada

disparar y marcar en su propia portería! ¿Que está pasando aquí? ¿El entrenador del Granada

ha enloquecido?

Seguro que usted ya se ha dado cuenta de la estrategia: con tan poco tiempo para marcar un gol es

mejor forzar el empate e intentar lograr el gol de oro en la prórroga. Sin embargo, el entrenador del

Barbados se da cuenta de la estrategia del Granada y de que marcando 1 gol más (en cualquier portería)

su equipo estaría clasificado (aunque pierda el partido) así que ordena a un delantero del Barbados que

meta un gol en su propia portería. Por su parte el entrenador del Granada al darse cuenta de la nueva

táctica del equipo contrario ordena a varios defensas y centrales del Granada que defiendan la portería

contraria. !Imaginar la reacción del estadio al contemplar atónitos como los jugadores del

Granada defienden la portería contraria del ataque de los jugadores del Barbados que se

quieren marcar un gol a sí mismos!

Al final el Granada consigue que los jugadores del Barbados no marquen en su propia portería y que se

llegue a la prórroga. Con tanto desconcierto e incredulidad ante lo sucedido y aprovechando el despiste

generalizado los delanteros del Granada consiguen marcar nada más empezar la prórroga y clasificar así

al Granada para la fase final del torneo. Si no creen que un partido así realmente sucedió lo pueden ver en

You Tube: Granada-Barbados.

Este artículo resalta lo que puede suceder ante determinadas normas poco "meditadas" que pueden favorecer

determinados comportamientos que la aritmética matemática de dichas normas permite como en este caso.

Actualmente las normativas del fútbol europeo y la eliminación del "gol de oro" no permiten que suceda algo

así en la realidad.

 

Fuentes: El salto del tigre, las matemáticas de la vida cotidiana. Jhon D.Barrow 2008. Pag 184.

 

ENVIA OPINIONES O COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTÍCULO

Tu nombre:
Tu E-Mail: (opcional)
Pregunta antispam: ¿de que color es el caballo blanco de Santiago?
Mensaje:
Comentarios enviados:
Autor: IIII
10/4/2011
IIII