INICIO

FÍSICA, ESPEJOS Y REALIDAD

Ningún ser humano puede verse directamente su propia cara. Está claro que para conseguir esto necesitamos

un espejo. Sin embargo, por increíble que parezca casi nadie se ha hecho la siguiente pregunta: ¿Reproduce la

imagen en el espejo nuestra cara de forma exacta? ¿Hasta que punto esa imagen refleja la realidad de mi cara?

Para tratar de responder a estas preguntas vamos a realizar un experimento muy sencillo: cuando el espejo de

su baño se empañe dibuje un círculo alrededor de la imagen de su rostro en el espejo. Mida su diámetro en

palmos (la distancia entre su pulgar y su meñique) y luego mida de la misma forma el diámetro real de su cara.

¿Que es lo que ha encontrado? Ahora repita el experimento a distintas distancias del espejo.

¿Cual es el resultado? Resulta que el resultado es increíble: no importa a la distancia del espejo que se coloque

la imagen en el espejo siempre será la mitad que la de su imagen real. La razón de esto es que el espejo de

donde proviene la imagen suya siempre está a mitad de camino entre usted y la imagen virtual que se forma

de usted y que parece provenir de "detrás del espejo". Para ver esto más claro pulse en el siguiente enlace:

geometría dinámica.

Por esta misma razón cuando caminamos hacia un espejo plano, nuestra imagen en el espejo parece avanzar

hacia él al doble de velocidad de lo que lo hacemos realmente. Cuando nosotros miramos a un objeto

cualquiera nuestros ojos reciben la luz directamente "rebotada" del objeto sin embargo, cuando miramos

nuestro cuerpo en un espejo la luz no proviene directamente del espejo, antes ha tenido que rebotar en

nuestro cuerpo, después ir hacia el espejo y luego volver de nuevo hasta nuestros ojos. Este recorrido de

ida y vuelta es el que produce el efecto de que la imagen que vemos en el espejo parece estar "detrás" del

mismo y a una distancia igual a la que nosotros estamos del espejo.

Además de este curioso fenómeno está el conocido efecto de que la imagen en el espejo invierte la derecha

y la izquierda. Sin embargo le propongo otro sencillo pero espectacular experimento: Sitúese delante de uno

de esos armarios de baño que tienen 2 o más puertecillas con un espejo en cada una de ellas con un reloj en

su mano izquierda. Levante su mano izquierda y compruebe que la imagen del espejo tiene el reloj en la mano

derecha. Ahora vaya abriendo dos puertecillas y fíjese en las imágenes que se producen en el espejo, cuando

las puertecillas formen un ángulo de 90º o sea una "L" mire en la imagen que hay justo en la esquina de la L.

!Esta imagen tiene el reloj en el lado correcto: en el lado izquierdo!

 

Fuentes: El salto del tigre, las matemáticas de la vida cotidiana. Jhon D.Barrow 2008..

 

ENVIA OPINIONES O COMENTARIOS SOBRE ESTE ARTÍCULO

Tu nombre:
Tu E-Mail: (opcional)
Pregunta antispam: ¿de que color es el caballo blanco de Santiago?
Mensaje:
Comentarios enviados:
Autor: IIII
5/14/2011
IIII